Cómo puedo conseguir financiación para mi empresa si no es mediante un banco

De acuerdo al tipo de empresas, es posible que los gastos sean menores o mayores, pero en cualquier caso emprender supone una decisión que exige determinados gastos (incluyendo establecimiento, equipamientos, empleados, materiales, fabricación y transporte, etc.).

No obstante, existe una gran cantidad de emprendedores que no se encuentran dispuestos a solicitar algún préstamo bancario a causa de las estrictas regulaciones que existen al momento de hacerlo,

Ahora bien, independientemente de cuál sea tu caso, es posible que al igual que numerosos empresarios, te preguntes ¿Cómo puedo conseguir financiación para mi empresa si no es a través de un banco?

Alternativas para obtener financiación fuera de los bancos

Si necesitas financiación, pero no deseas solicitar el crédito en un banco, tal vez sea conveniente que tomes en cuenta las distintas opciones que estaremos señalando a continuación para que puedas conseguir financiar para tu empresa sin acudir a una entidad bancaria.

1.      Vende activos personales

Quizás no cuentes con suficiente dinero ahorrado al momento de empezar tu negocio, sin embargo, es probable que dispongas de ciertos bienes de valor (bienes raíces o vehículos) los cuales no sean  indispensables.

En estos casos, podrías optar por vender dichos bienes personales y utilizar el dinero para financiar tu empresa.

2.      Solicita un préstamo y presenta un inmueble personal como garantía

Al tener inconvenientes para conseguir algún préstamo comercial que tenga una moderada tasa de interés y además admita a prestatarios que se encuentran iniciando algún negocio, tienes la opción de recurrir a los préstamos con garantía hipotecaria.

Y es que al presentar un aval de valor al momento de solicitar un préstamo privado, resulta muy probable que realmente consigas la financiación necesaria no solo junto a una política de reembolso que sea más favorable, sino también con una tasa de interés que sea más cómoda.

3.      Pide prestado a amigos y familiares

Aunque es posible que sea un poco incómodo solicitar un préstamo a familiares y/o amigos, lo cierto es que resulta muy probable que tus seres más cercanos se muestren considerablemente más flexibles que las entidades bancarias al momento de proporcionarte el dinero que necesitas.

De modo que si tus familiares y amigos tienen la capacidad de permitirse invertir dentro de tu empresa y se encuentran dispuestos a asumir el riesgo, es posible que esta alternativa sea bastante razonable y que convenga que la tomes en cuenta.

En cualquier caso, hay que señalar que aunque mezclar negocios y dinero junto a las relaciones personales podría generar ciertas tensiones y complicaciones, lo cierto es que al saber manejarlo de forma apropiada, también supone una opción muy acertada para conseguir la financiación precisa para tu empresa.

4.      Usa los fondos de tu cuenta de jubilación

El sacar fondos de alguna cuenta de ahorros para la jubilación con el fin de financiar un negocio, suele ser una práctica muy habitual; sin embargo, resulta preciso tener en cuenta que se trata de una alternativa que comprende ciertos riesgos.

Por ejemplo, es posible que haya cargos por retirar fondos de dichas cuentas; además, agotar tus ingresos posteriores a la jubilación tal vez no suponga la opción más conveniente, y al hacerlo de forma inteligente, se presenta como una alternativa que podría tenerse en consideración.

5.      Utiliza tarjetas de crédito

En caso de que cuentes con alguna tarjeta de crédito que tenga una reducida tasa de interés y también con elevados límites de crédito, podrías optar por utilizarlas con el fin de llevar a cabo las compras que puedan ser precisas al momento de comenzar tu negocio.

Por lo general, esta alternativa suele ser menos complicada en comparación con el proceso necesario para conseguir un préstamo, sin embargo, al optar por esta opción tienes que asegurarte de evitar colocarte en una situación donde no puedas realizar los pagos mínimos exigidos por tu tarjeta de crédito y, en consecuencia, terminar incurriendo en cargos a causa de pagos atrasados.

6.      Solicita una subvención

De acuerdo a la naturaleza de tu empresa, tal vez existe algún individuo u organización filantrópica la cual se encuentre dispuesta a proporcionarte la financiación que requieres.

En este sentido, cabe mencionar que existe una gran variedad de subvenciones disponibles destinadas a ciertas clases de negocios, por lo que es recomendable que investigues a fin de comprobar si tu empresa es elegible.

También es conveniente señalar que la cantidad de dinero proporcionada por las subvenciones suele variar entre una y otra, de modo que incluso podrías comunicarte con varias entidades distintas.

7.      Acude a inversores “ángel” y/o inversores de riesgo

Tanto los inversores “ángel” como las empresas de capital de riesgo se suelen mantener constantemente en busca del siguiente negocio en el cual poder invertir.

Cabe mencionar que los capitalistas de riesgo se trata de entidades las cuales se caracterizan por usar los fondos de otras personas con el fin de realizar inversiones dentro de negocios, mientras que los inversores “ángel” normalmente consisten en personas que invierten su propio dinero dentro de negocios con los que sienten algún tipo de conexión.

En cualquier caso, ambos se presentan como alternativas que sería conveniente considerar a la hora de conseguir financiación par tu empresa sin recurrir a los bancos.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*