Alquiler de bicicletas de montaña en Barcelona: Mantenimiento de la bici

alquiler de bicicletas de montaña

Debido al aumento del alquiler de bicicletas en Barcelona y otras ciudades, el uso de este medio de transporte a causa de su practicidad y el ser adecuado para el medio ambiente, se ha vuelto cada vez más común.
Como en cualquier lugar del mundo cuando hacemos turismo, el alquiler de bicicletas supone una manera sencilla y barata para movernos por cualquier ciudad cuando estamos de viaje.

Descubre cuál es el mantenimiento de una bici de montaña

No obstante, y al igual que cualquier otro artículo de uso frecuente, las bicicletas pueden presentar con el tiempo cierto tipo de deterioros, es por ello que con el fin de disfrutar al máximo de una bicicleta de montaña resulta esencial que la misma se mantenga en el mejor estado posible.

Y para poder lograrlo es preciso realizar el mantenimiento básico a cada una de las partes más sensibles de forma periódica, ya que de lo contrario el descuido del mantenimiento de la bici de montaña podría afectar negativamente su tiempo de vida útil.

Sin embargo, una bicicleta cuidada correctamente tendrá la capacidad de ofrecer un uso significativamente más extenso del que podría ofrecer una bici que no recibe ningún tipo de limpieza.

Conscientes de eso, en este artículo deseamos enfocarnos en hablar acerca del mantenimiento básico que debe recibir una bici de montaña.

Engrasar las transmisiones y la cadena

Los piñones, los platos y la cadena suelen acumular suciedad, polvo y óxido cada vez que se utiliza la bicicleta, lo cual termina por afectar y disminuir su adecuado funcionamiento, sobre todo en el caso de las bicis de montaña.

De igual modo, hay que decir que como resultado de la fricción que se produce entre las diversas piezas es posible que se desgasten en gran medida al no contar con una buena lubricación, razón por la cual resulta esencial limpiar y engrasar de manera regular la transmisión de la bicicleta.

engrasar transmisiones de bicicletas en alquiler

Esto se puede realizar con facilidad dado que no se necesita desmontar ningún elemento, solo hay que contar con los productos apropiados y usarlos de manera adecuada.

Un error muy común al realizar el mantenimiento de las bicis de montaña, consiste en no desengrasar antes de comenzar a limpiarlas, sin embargo, resulta esencial hacerlo a fin de deshacerse de todo resto de suciedad y polvo acumulado, porque de lo contrario se mantendrá adherido tanto a los piñones como a la cadena al aplicar la grasa.

Revisar la presión de las ruedas

Antes de salir con la bici de montaña es preciso revisar la presión de las ruedas, ya que rodar teniendo una inapropiada presión, afectará directamente no solo la capacidad de frenado y la adherencia, sino que además favorecerá el desgaste del neumático y de la cubierta.

En estos casos, un error habitual suele ser inflar las ruedas “al ojo”, es decir, hasta que se sientan duras al tacto. Sin embargo, lo más apropiado es usar un medidor de presión que permita asegurarse que se trata de la presión adecuada.

Además, conviene tener en cuenta que, pese a que consiste en un valor orientativo, los fabricantes de cubiertas normalmente señalan la presión recomendada en la parte lateral de la cubierta. Lo apropiado es ajustar la presión según la clase de terreno donde se usará la bicicleta y el peso del usuario.

Cerciorarse de que la bici se mantenga correctamente limpia y seca

Es posible que parezca una tontería, lo cierto es que numerosos ciclistas suelen descuidar el mantenimiento de sus bicicletas de montaña y aunque muchos suelen poner un gran empeño en lavarlas a conciencia con el fin de eliminar el barro acumulado, lo cierto es que no se aseguran de secarla apropiadamente.

mantener bicicleta de alquiler limpia y seca

Indudablemente esto se debe a que no saben que la humedad se encuentra entre los peores enemigos del mantenimiento de los diversos elementos presentes en una bicicleta, razón por la cual es fundamental asegurarse de mantenerla no solo bien limpia, sino también correctamente seca.

En la mayor parte de los casos basta con el uso tanto de algún trapo húmedo para la limpieza como de un paño seco para cerciorarse de secarla adecuadamente.

No obstante, y en caso de que la bici cuente con una suciedad constante acumulada, lo más útil será limpiarla con mayor intensidad utilizando agua caliente y sin olvidarse de secarla totalmente al terminar, ya que al no hacerlo es posible que varios elementos (cable de los frenos, por ejemplo) se congelen al llegar el invierno a causa del agua que permanece en ellos.

Alguna toalla, compresor de aire y/o secador de pelo será suficiente para secar correctamente la bicicleta.

Además, es posible utilizar cera especial o spray para bicicletas con el fin de encerar el cuadro, así será más sencillo asegurarse de que permanezca igual que el primer día por un largo periodo de tiempo.

Siguiendo estos sencillo consejos a la hora de llevar a cabo el mantenimiento de una bicicleta de montaña, es posible asegurarse de que la misma se mantenga en perfecto estado por mucho tiempo y que funcione perfectamente al utilizarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*